Inversiones para parar el cambio climático

El Banco Mundial pondrá a disposición unos 200.000 millones de dólares (157.000 millones de libras esterlinas) para financiar acciones sobre el cambio climático de 2021 a 2025, ayudando a los países a adaptarse a los efectos del calentamiento y a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. La suma representa una duplicación del plan quinquenal de inversiones establecido tras el histórico acuerdo de París de 2015.

Los gobiernos se reunirán en Polonia esta semana y a continuación elaborarán un plan de aplicación del Acuerdo de París, que obliga a los países a mantener el calentamiento global a no más de 2ºC por encima de los niveles preindustriales, con la aspiración de un límite de 1,5ºC. Los informes han mostrado los peligros del clima extremo si el calentamiento alcanza los 1,5ºC, y la necesidad de que los gobiernos tripliquen sus esfuerzos si se quieren mantener estos objetivos.

Iniciativa del Banco Mundial

Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, dijo que las personas más pobres y vulnerables son las que corren mayor riesgo, e instó a otras instituciones financieras a seguir su ejemplo. “Nos estamos esforzando por hacer más e ir más rápido en materia de clima y hacemos un llamamiento a la comunidad mundial para que haga lo mismo”, dijo. “Se trata de poner a los países y las comunidades a cargo de construir un futuro más seguro y resistente al clima”.

Este año, el Banco Mundial dedicó 20.500 millones de dólares al cambio climático, cumpliendo los objetivos que prometió como parte del acuerdo de París dos años antes. Sin embargo, el grupo ha decidido que se necesita más. La adaptación a los efectos del cambio climático, que ya son inevitables, será un objetivo clave, y por primera vez el Banco Mundial pondrá este esfuerzo en pie de igualdad con las reducciones de emisiones, invirtiendo 50.000 millones de dólares en financiación directa para la adaptación durante el período.

De los 200.000 millones de dólares, la mitad procederá de financiación directa del Banco Mundial y la otra mitad de préstamos y otras formas de asistencia de otras partes del grupo del Banco Mundial, destinados a movilizar más financiación del sector privado. Por ejemplo, algunos fondos se destinarán a proporcionar sistemas de alerta temprana y pronósticos meteorológicos de alta calidad, que se espera ayuden a 250 millones de personas en 30 países en desarrollo a prepararse para condiciones meteorológicas extremas.

Se destinarán más fondos a la “agricultura inteligente”, que se adapta mejor a los cambios meteorológicos previstos y ayudará a proteger la producción de alimentos en algunos de los países en desarrollo más afectados. También ayudará a proteger 120 millones de hectáreas de bosque. Kristalina Georgieva, la directora ejecutiva del Banco Mundial, dijo: “La gente está perdiendo sus vidas y sus medios de subsistencia debido a los desastrosos efectos del cambio climático. Debemos luchar contra las causas, pero también adaptarnos a las consecuencias”.

Andrew Steer, presidente del Instituto de Recursos Mundiales, dijo que los audaces y ambiciosos compromisos enviarían una fuerte señal a los financistas del sector privado. “Dado que los impactos climáticos ya están cobrando un alto precio en todo el mundo, sabemos que se necesita una respuesta mucho mayor. Invertir en la acción climática es la opción inteligente: puede reducir la pobreza, inspirar la innovación y aportar beneficios de gran alcance a la sociedad“, dijo.